Renunciar

En una entrevista a Julián Marías, publicada en el Diario “La Verdad” de Murcia (1-10-2007), y en alusión a su libro “Tu rostro mañana”, en el que reflexiona sobre cómo cosas que formaron parte de nosotros llegan a sernos ajenas y sobre todo, cómo se viven las pérdidas por abandono o muerte de alguien, afirma:
-“Al principio eso parece intolerable; pasan los días absolutamente dominados por el sentimiento de pérdida y poco a poco, sin que suceda nada relevante, sin que se dé una sustitución (en el caso de un abandono), la mera idea de poder recuperar a esa persona por la que tanto penamos nos da pereza. Una vez que se ha renunciado a ellas, hasta las personas más queridas se convierten en pasado…”

Siempre hemos confiado en que el transcurso del tiempo lo curaría todo. Después de leer las palabras de Marías, se puede entender que el poder curativo de ese tiempo no actúa por su simple transcurso, sino gracias a la aceptación... Sabiendo eso, conviene ganar tiempo al tiempo e intentar renunciar cuanto antes.