Adiós Mundo de Solos, un paraíso en mi memoria



Nunca permitas que nadie se adueñe de tu suerte, 
que nadie te robe tu sueño, 
que nadie te quite las ganas de seguir luchando



"Y quien mira por una ventana siempre encontrará algo al otro lado…"


 A mi idolatrado John Self:
 Todo el blog te lo dedico a ti. Tú sabes por qué.


Para contar mi historia, emularía a Karen Blixen (“Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas…”) y comenzaría  diciendo: “Yo tenía un blog, en medio de la nada…” Todo está escrito aquí  y sólo faltaría el final, en cuyo caso no podría emular a nadie mejor que al gran Tony Soprano: "La vida no tiene cura". Más no puedo. Decir adiós a lo que amo supone para mí un esfuerzo ímprobo. Y yo amo este blog. Durante muchos años ha sido la playa donde desnudé mi alma; mi refugio, mi pequeña tabla, mi libertad, mis puentes, mi mundo, el de los solos. Ha sido una de las épocas más felices felices de mi vida y muchas cosas más que me callo y me callan.