LA HUELLA DE UN BESO... RESTOS DE UN NAUFRAGIO... AÑORANZA DE UN AMOR

"Desde la lejanía, en lo más profundo del recuerdo… apareces tú, como tus labios que se amoldan a los míos mientras cierro los ojos a la vez que pedía que nunca cesara aquella sensación. Lejos, inalcanzable, se revela tu imagen en mi pensamiento sintiéndote y adentrándote; entrecortando la respiración como si aquello fuera el final de todo.
Ahora estoy aquí, en medio de ninguna parte; entre montañas que añoran la nieve y dejan el agua como recuerdo. Altos montes que acarician las nubes como dedos por tu piel, algodones por donde juegan las alas de mi pensamiento cautivo de tu deidad. Belicoso enfrentamiento entre tu ser y mi ser. Bocas que entrelazan el deseo como en un enfrentamiento pendenciero, pugnaz y marcial. Así es nuestra relación. Bocados al alma para ser devorados a la vez y… soledad cuando te marchaste.
La realidad y deseo se funden en mi mente. Añoro volverte a ver. Poner la mirada al pasado es recorrer el ayer y allí donde te conocí, en mis manos levanto una tormenta. Busco palabras que expresen el sentido de la huella que me has dejado. Quién fuera...
Desde aquí, los prados son acariciados por el viento y aquel recuerdo es el canto de una sirena, que no se pude eludir, simulando en su murmullo las olas del mar. Son sólo restos de un naufragio. La verde hierba tiene suaves danzas besando al viento, a la vez que tu talle en tenues coreografías. Perdido en esa imagen onírica y sutil, tu mirada baila con la mía, tus ojos en mi alma y yo...abro ante ti mi corazón. Quiero morirme siendo manantial, saciando tu ser."

Hace mucho tiempo que escribí el germen de este texto y no sé si ésta es su forma definitiva. Espero que os guste.
Buscador