Los Héroes del Silencio han sido tal vez el grupo de música español más internacional. Enrique Bunbury (el apellido Bunbury lo sacó de la novela de Oscar Wilde “La Importancia de llamarse Ernesto”) ha compuesto canciones con letras profundas y conmovedoras en todos los sentidos. Alguien le confesó una vez al cantante que había podido ver la luz al final de un túnel con su canción “Viento a favor”. Aunque se trata de un caso extremo, es innegable que la música afecta a las emociones y puede llegar a ser narcotizante.
¿Y a cuento de qué va todo esto? Hoy recordé la estrofa de una canción de Bunbury que me admira porque es tan parca en la letra como inmensa en su significado… Parece incluso que destila esa “felicidad de estar triste” que es como llamó Víctor Hugo a la melancolía. Era ésta:
Me calaste hondo
Y ahora me dueles