"Viento a favor" (Razones para escribir)

Los motivos que me impulsaron a abrir este blog o bitácora (el nombre marinero es mucho más bonito), los expliqué hace tiempo en una entrada llamada "Horror Vacui", donde trataba de justificar el hecho de que escribir aquí no obedeciera ninguna ambición sino a un deseo de inofensiva trasgresión a la par que vengar un naufragio literario ajeno (el de "El rey del metro").
Algunas veces tropiezo con blogs personales y algunos se distinguen como naves de altos vuelos. Estratosféricos unos cuantos, acertadas"bitácoras" otros pocos, los ves navegar con "capitanes" audaces que pisan fuerte secundados por una numerosa y fiel tripulación. Buenos navegantes y anfitriones, reciben incontables visitas a las que guian por originales rutas hacia horizontes placenteros. Incluso en una ocasión alguien muy amable me invitó a enrolarme en uno de esos transatlánticos, sección literatura o cine, me dijeron. Lo agradecí y mucho, pero lo poco que escribo prefiero que permanezca aquí, a la deriva.
Si un día dejo de escribir por placer y para mí y me vuelvo "ambiciosa", ya no tendría sentido navegar por estas aguas pues habría perdido toda perspectiva... Que por placer escriba quien quiera pero por ambición es preferible que sólo escriba quien sepa.
Este blog no es tan siquiera una nave; apenas es una tabla... con una sirena varada.