Las dos últimas líneas de la poesía serán el lema de este blog



Podría ser filosofía barata y algo completamente kitsch, si no fuera porque las siguientes palabras fueron escritas por el poeta turco Nazim Hinkmet, un hombre que sufrió el ostracismo, la persecución y largos años de cárcel. Estoy convencida de que para conseguir que nadie pueda con nosotros hay que tener un corazón indomable y una visión de la vida similar a ésta:
El más bello de los mares
es aquél que no hemos visto.
la más linda criatura
todavía no ha nacido.
Nuestros días más hermosos
aún no los hemos vivido.
Y lo mejor de todo aquello que tengo que decirte
todavía no lo he dicho.
(Nazim Hinkmet. 1902-1963)