Va de frases...

Decía Oscar Wilde que podemos pasarnos años sin vivir en absoluto y, de repente, toda nuestra vida concentrarse en un instante. ¿No es acaso la vida unos pocos instantes rodeados de una viscosa e interminable rutina que, a su vez, se ve cíclicamente modificada por el impacto de estos?
En cierta manera, la felicidad es, en esencia, un poso. Lo importante no es el sabor, sino el regusto.