Alguien dijo: “La vida es un páramo amueblado por el Corte Inglés…”


Se denomina ataraxia (Αταραξία) a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias a la cual alcanzamos el equilibrio emocional —la felicidad— mediante la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos, y a la fortaleza del alma frente a la adversidad. Es, por tanto, tranquilidad espiritual, paz interior, imperturbabilidad.
¿Qué sería lo contrario, la antítesis de la ataraxia…? Sin duda alguna el consumismo. Nos conformamos con que éste sea el objeto de nuestras satisfacciones y nos hacemos absolutamente vulnerables a las manipulaciones mediáticas, para finalmente no saber, ni molestarnos en buscar aquellas cosas que no se pueden comprar…